We denounce with righteous indignation and dislike men who are so beguiled and demoralized by the charms

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *